INVITADO: Javier Herrero. “Sistema B”.

En este capítulo hablaremos de la claridad que debemos de tener para decidir con quién nos tenemos que aliar y quienes son estos actores que me ayudan a poder contribuir y me dan herramientas que me permiten construir negocios o aliarme a negocios que agregan valor.
El capitulo inicia conociendo la historia de Sistema B. Todo inicia con tres americanos, amigos de la Universidad de Stanford, quienes deciden emprender una iniciativa que garantice el impacto empresarial. Todo surje después de que dos de ellos habían puesto en marcha una empresa muy exitosa de zapatos tennis pero al venderla los nuevos dueños – a pesar de haberse comprometido con mantener las políticas de cuidado medioambiental y social – desaparecen todas las iniciativas y los nuevos dueños deciden solamente concentrarse en el desempeño económico y financiero.

A partir de esta experiencia, los 3 deciden crear algo que permita sobre todo dos cosas:

  1. Elevar los estándares sociales y ambientales con estándares creíbles
  2. Proteger la misión de la empresa sin importar quién sea el propietario.

Este es el origen de Sistema B que llega a Latinoamérica en el 2012. Primero en Chile y después en Argentina, Uruguay, Paraguay y Colombia. A México llega a finales de 2016. «Las empresas no pueden mirar a otro lado ante los desafíos que tenemos. Ya es una cuestión de convicción o de conveniencia. Los problemas sociales y ambientales ya no pueden ser sólo responsabilidad del gobierno» (Javier Herrero).

La sociedad civil tiene un rol clave a donde no llega el gobierno pero muchas veces no tiene el músculo o la capacidad para innovar y ahí es donde entra el rol de la empresa. La empresa tiene que sumar esfuerzos con gobierno, sociedad civil y con la academia.

En Sistema B, las empresas tienen que medir su impacto social y ambiental con el mismo rigor con el que miden el impacto financiero. Tienen que medir cómo están las personas en el interior de su empresa, como están pagando a sus proveedores, en qué plazo, de donde obtienen los insumos, mediciones de los residuos qué generan y todos aquellos elementos que componen a una empresa de forma íntegra. Para eso se utiliza la herramienta de valuación B. Utilizando esta herramienta de valuación, la empresa puede ponerse objetivos para seguir mejorando y como consecuencia de esto, se pueden certificar. Con esa certificación podrás formar parte de una comunidad a la que puedes sumar valor, vincularte y unirte con el resto de las empresas (certificadas o no) que tienen un propósito de “para que” que no sea solamente el generar dinero.

Una de las grandes innovaciones que logra B-lab en EUA es poner en marcha el movimiento de las “Benefit Coorporation” que es una nueva forma jurídica en 38 Estados de EUA en donde ya es posible que cómo empresa nazcas con esta mirada de triple impacto. Los accionista de las empresas tienen que considerar el retorno financiero pero también el impacto social y el impacto ambiental. 

En sistema B hemos adaptado esto a nivel regional en Latinoamérica y en otros lugares del mundo. A nivel Latinoamérica esto existe en Colombia, Ecuador y en Perú se aprobó lo que se llama “Empresas de beneficio e interés colectivo” (Ley BIC). En México la estamos tratando de empujar, para que cuando una persona quiera crear una empresa, ya pueda tener esa forma jurídica de triple impacto; pero también, que dentro del desarrollo de esta ley, pueda haber otro tipo de criterios que puedan permitir, por ejemplo, la transformación de las compras públicas, para que dichas compras que realizan los gobiernos estatales, municipales y federales le den prioridad a estas empresas que tienen impacto positivo y tienen forma de demostrarlo.

En la cuestión académica necesitamos cambiar el paradigma existente desde hace 50 años, donde la responsabilidad de las empresas es darle beneficios a sus accionistas. Este paradigma ha tenido un impacto muy negativo en la actualidad. Anteriormente una empresa dedicaba una parte de sus ingresos en forma de donaciones para generar impacto en algún problema social o ambiental. Eso ha ido evolucionando y lo que hoy en día demuestran muchas empresas es que tú puedes, a través de lo que hace tú empresa, generar impacto en alguno de los problemas principales tanto en lo social como en el ambiental. Por ejemplo, la herramienta de valoración B permite que tú puedas evolucionar tu modelo de negocio innovando para generar impacto en un problema social. Un ejemplo de esto es la empresa “Pixa”, que se encuentra en México.

Cuándo hay una persona que tiene la sensibilidad o la inquietud de que quiere crear algo con un propósito, porque tiene este espíritu emprendedor, lo que va a encontrar en la herramienta de valuación B es un aliado para recorrer ese camino con una brújula para sentirse más acompañado. No hay ninguna empresa que no pueda utilizar la herramienta de valuación B con un propósito positivo. Desde una empresa clásica hasta la más evolucionada. El cuestionario de la herramienta de valuación B lo que busca es tener una mirada integral de cómo funciona el mundo o una empresa, pero lo valioso es que se adapta en función del número de trabajadores, del sector industrial, del lugar en el que te encuentras, etc. Teniendo todo eso en consideración, esta valuación poco a poco se va abriendo como un árbol de decisión con 5 grandes pilares. A) pilar de la gobernanza. B) Pilar de trabajadores. C) pilar de la comunidad. D) Pilar del medio ambiente. E) Pilar de clientes.

Esta valuación es util para empresas de reciente creación o para empresas que ya tienen 20 o 30 años.Si yo soy un emprendedor que está empezando y tengo un propósito de impacto social o ambiental, Sistema B tiene una figura que se llama “empresa B pendiente” que le permite a una empresa que está comenzando, la posibilidad de obtener un distintivo durante un año en la medida que haya utilizado la valuación, se haya medido, haya nacido con los estatutos incorporando este triple impacto y utilizando la evaluación aunque no tenga todavía el puntaje necesario para poder certificarse. La condición es que dentro de un año, cuando obtenga este distintivo de “empresa B pendiente, tendrá que hacer de nuevo la evaluación para entrar a la certificación. Lo que queremos es que estas empresas que están naciendo y quieren formar parte de esta comunidad, le vaya permitiendo madurar e ir profundizando en el impacto, de tal forma que al año ya tenga los puntos necesarios para conseguir la certificación. La “empresa B pendiente”está a disposición de cualquier persona y es gratuita.

Pregunta: ¿Cómo funciona la Certificación B y que se está haciendo para que no se pierda su validez?

Una certificación en Sistema B implica un proceso.Primero hay que acceder a una herramienta, que en este caso es gratuita y que está a la mano de cualquier empresa. Lo que quiere Sistema B es que cada día haya más empresas que se midan. En el mundo hay 110,000 empresas que utilizan la herramienta de valuación B. No significa que sean empresas B. Empresas B solamente son 3,500. Esto significa que ser Empresas B no es fácil. Lo que queremos es que las empresas utilicen la herramienta de valuación B como un mecanismo de mejora. Como consecuencia de eso y porque les mueve y porque creen que los beneficios a los que pueden acceder por el hecho de certificarse se conectan con ese liderazgo y formar parte de la comunidad, ojalá y puedan optar por la certificación. Esta certificación es por parte de un órgano autónomo que revisa las preguntas a detalle y atestiguará si lo que estás diciendo en tu diagnóstico lo estás acreditando con los documentos y como consecuencia podrás obtener la certificación.

En ocasiones se utilizan distintivos que no son certificaciones sino reconocimientos. Estos tienen mérito e implican una medición pero no hay un organismo detrás que esté verificando que en efecto esto sea así.Esto lo entendemos como un camino. La certificación no es una meta. Es un punto de partida de un compromiso con la mejora permanente. Siempre se puede conseguir un mayor impacto con proveedores o con otros actores de la comunidad. No hay empresa perfecta. Una empresa B se tiene que re certificar cada 3 años. Y uno de los compromisos que asume cuando se certifica como empresa B es la “declaración de interdependencia”. Esto significa que cómo empresa, aunque tengas tu certificación, no eres nada si no eres consciente de que formas parte de una comunidad muy grande y que con ellos puedes multiplicar aún más este impacto. Debes de ser consciente de tu responsabilidad. Si tienes actuaciones que ponen en riesgo aquello que te ha certificado Sistema B, puedes llegar a perder tu certificación.

Pregunta: las empresas B Corp certificadas tienen un 63% más de probabilidades de sobrevivir una crisis que otras de tamaño similar. ¿Tienes otro tipo de cifras?

Javier nos comenta que en México en el Mes de Marzo de 2020 (inicio de la pandemia) las empresas que formaban parte de la comunidad de Empresas B, al día de hoy todas siguen existiendo. Cuando una empresa se mide con una herramienta que trata de tener una perspectiva integral de cómo funciona la empresa, lo que toma en cuenta no solo son las oportunidades sino también los riesgos y eso es muy importante en tiempos como los actuales. Las empresas que se midieron con antelación, también implementaron planes de mejora y en este momento les han permitido tener condiciones de mayor resiliencia. El hecho de que te hayas medido, de que sepas cuales son tus áreas de mayor oportunidad, de que tengas una mayor vinculación con tus stakeholders, que formes parte de una comunidad de empresas B y otras empresas que generan impacto, crean un mecanismo de solidaridad, de resiliencia, de apoyo, que cuando llegan estos tiempos, permiten estirar la supervivencia en momentos tan difíciles porque estás contando con otros aliados que te están apoyando.
En este año de 2020 el número de empresas que se han certificado en México, ha sido mayor que en otros años. El compromiso de las empresas por tomar este camino sigue creciendo. No es por moda. Muchas de las empresas lo hacen por conveniencia y espero que en el camino lleguen a la convicción. 
Pregunta: ¿Para ti qué significaría ser un capitalista consciente?

Es un acto humano de reconocimiento de tus acciones y cuál es el propósito que te mueve. Esa conciencia aplicada al capitalismo, lo que indica es una reconsideración de lo que ha movido al capitalismo en las últimas décadas.Esto indica que ahora somos responsables de nuestros actos como empresas y lo que estas están generando.No sé si en el futuro seguirá existiendo el capitalismo pero es un hecho que será mas consciente.

Recientemente se acaba de certificar el Restaurante Puyol de Enrique Olvera. Este restaurante está dentro de los 15 mejores del mundo. Es número 1 de Norteamérica. Es el compromiso de cómo un Restaurante como Puyol y su relación con sus proveedores, con sus trabajadores, con sus clientes, pueden buscar un liderazgo de lo que llamaríamos hoy en día, la regeneración.

Dentro de poco ya no hablaremos de sustentabilidad sino de regeneración. La sustentabilidad cómo la conocemos no nos alcanza para atacar los desafíos que tenemos.


Cómo contactar a Valuación de impacto B:evaluacionb.net o bimpactassessment.net
Sistema B:sistemab.org
Correo electrónico:
javier.herrero@sistemab.org

FB e Instagram:
@sistemabmexico